Presupuestos en construcción: la importancia de la medición, la unidad de obra y el proyecto de ejecución

17.10.2011 | .

El presupuesto es uno de los pasos más importantes en el proceso de proyectar y construir una vivienda. Desde la perspectiva de nuestro estudio, en el que trabajamos arquitectos y constructores, el documento sobre el cual se puede realizar un presupuesto fidedigno es solamente gracias a una correcta y concienzuda especificación de la unidad de obra a ejecutar, asi como de una correcta medición. Este es uno de los documentos más importantes tanto en la redacción de la documentación del proyecto como en la construcción. En el se reflejan cuantitativa y cualitativamente cada uno de los componentes que integran la obra: materiales, herramientas, operarios, transporte… Sobre la medición se realiza la valoración de cada uno de los componentes, y por consiguiente el valor total de la construcción, a esto se llama coste, aunque además habría que añadirle otros valores como beneficio industrial, iva, gastos generales,de obra y administrativos, financieros, honorarios, etc… El coste debe ser aportado por la constructora.

Por lo tanto la medición es un trabajo complejo, que necesita de cierto grado de maestría o experiencia para ser un documento fiable ya que sobre él se fundamenta el coste de la obra.

cmsa_const04

Seguramente sorprenderá a muchos esta larga, aunque muy necesaria explicación, lo habitual en muchos casos es realizar presupuestos sobre metros cuadrados de construcción multiplicados por valores hipotéticos dependiendo del uso que se le dé a la construcción y/o a la calidad de los materiales. En nuestra opinión como arquitectos y también como constructores, estos valores son muy poco exactos, ni siquiera aproximados en multitud de ocasiones, por lo tanto son poco fiables; cualquier compromiso o contrato basado sobre tales cálculos son claros candidatos a ser motivo de cambio, fuente de problemas, discusiones o, incluso, de serios conflictos.

La medición, y por añadidura el presupuesto, son documentos de alta fiabilidad, que deben ser realizados sobre un proyecto de ejecución, ni siquiera sobre un proyecto básico. Por lo tanto para su realización es fundamental que todo el proyecto esté definido, eso incluye la elección de calidades por parte de los propietarios. Otro factor muy importante para su realización es el tiempo, sin duda para redactar correctamente la medición es necesario comprender que no se puede tener prisa, a menudo la impaciencia de los clientes o incluso de los técnicos o constructores que intervienen llevan a mal término una buena preparación del documento. Una vez comenzada la obra también hay que saber ejecutar la unidades de obra en su momento.

Después de ejecutar la obra, y haber realizado correctamente el presupuesto, podríamos decir que la desviación admisible del mismo podría estar en un 2% arriba o abajo. Mientras tanto, si no hubiera modificaciones en obra, una desviación de más de un 5%, tanto por exceso como por defecto, podríamos considerarlo fruto de un estudio incompleto tanto del presupuesto como del proyecto.

Por todas estas razones, en nuestro trato con los clientes recalcamos continuamente que sólo de esta forma es posible acercarnos con mayor exactitud al valor real de la vivienda, de modo que hasta que no se llega a un avanzado punto de gestación del proyecto, todos los cálculos previos son siempre poco fiables. La medición por lo tanto es una de las guías fundamentales en la correcta ejecución de los proyectos.

Un comentario

  • Estamos de acuerdo en que la única forma de presupuestar de manera fiable es sobre un proyecto bien definido.

    Sin embargo, a lo largo de este cuarto de siglo (algo más) que llevamos realizando proyectos de ingeniería para arquitecturas, hemos visto que existe un patrón y unos ratios/m2 que permiten ajustar unos presupuestos previos basándonos únicamente en el espacio a construir.

    Lógicamente, cada proyecto tendrá su propia desviación según sus parámetros particulares, pero en proyectos de tipo estándar, sin condiciones extremas o condiciones extraordinarias, los presupuestos estimados por m2 dan unas desviaciones del orden del 5% sobre el presupuesto final.

    Es también muy importante resaltar la importancia del cálculo de estos ratios. No basta con ver el presupuesto final y dividir entre el número de metros: hay que realizar un análisis estadístico en profundidad, para poder hallar los valores extremos e inservibles, características particulares de cada proyecto, etc. Un buen análisis de la información disponible es esencial a la hora de realizar una hipótesis, y esto es algo que no siempre se realiza correctamente, dando lugar a errores y desviaciones.

    Por lo demás, ¡muy buen artículo!

Deja un comentario