La Casa Tomada

18.12.2008 | .
Recuerdo que cuando éramos estudiantes nos recomendaron leer un cuento de Cortázar titulado «La Casa Tomada» (Bestiario, 1951)
Es un texto de apenas cuatro páginas que narra como dos hermanos, únicos habitantes de una gran y antigua casa, terminan poco a poco cerrando las estancias al escuchar ruidos en ellas.
Al final se ven forzados a abandonarla de noche, cuando descubren, que el último ámbito donde podían vivir va a ser «tomado».
Hace unos días he vuelto a leer el cuento.
Cuando penetras en una casa antigua terminas por notar ese peso que lo inunda todo. Sin duda alguna se trata de la memoria. Todas las cosas que han ido ocurriendo a lo largo de los años y que se quedan ahí, desperdigadas y perdidas, pero siempre haciendo patente su presencia.
En el cuento, termina siendo tan poderosa, que fuerza a los propios habitantes a salir huyendo.
Nos parece siempre un «chiste», cuando observamos ese tipo de «operaciones de conservación» donde el único elemento catalogable debe ser la fachada. Por supuesto demuelen todo lo demás, después de verdaderas, costosas e insostenibles proezas estructurales para conseguir que ésta quede en pie.
Sin duda alguna esa edificación habrá perdido su memoria.
Tampoco debemos confundirnos. Conservar no debe ser Fosilizar, pero de eso hablaremos otro día.
Dentro de poco nos enfrentaremos a un trabajo de rehabilitación. Esperamos estar a la altura.
(jcrc)

Deja un comentario